La Cirugía Refractiva


Cirugía Refractiva es un término que se utiliza en varios procedimientos diseñados para tratar "errores refractivos", tales como miopía, hipermetropía y astigmatismo. Se explicarán los tipos más comunes de procedimientos refractivos que se están haciendo en la actualidad los cuales pretenden alterar los errores refractivos mediante el cambio de la configuración de la córnea.

Cómo Funciona El Ojo

La visión clara en un ojo normal es el resultado de los rayos de luz que pasan a través de la córnea, la pupila y el cristalino y se enfocan directamente en la retina.

La miopía ocurre cuando la córnea es demasiado curva o el ojo demasiado alargado. Esto hace que la luz se enfoque frente a la retina, lo que da como resultado una visión de lejos borrosa.

La hipermetropía ocurre cuando la córnea es demasiado plana en relación con la longitud del ojo. Esto causa que la luz se enfoque en un punto más allá de la retina, originando una visión borrosa de cerca y algunas veces también de lejos.

El astigmatismo se produce cuando la córnea esta conformada como una pelota de futbol (americano), más curva en una dirección que en la otra, y a menudo sucede con la miopía e hipermetropía. Esto hace que la luz se enfoque en más de un punto de la retina, lo que provoca una visión borrosa y distorsionada.

El objeto de la cirugía refractiva es reducir o eliminar la dependencia de lentes correctivos. Aunque la vasta mayoría de los pacientes ven 20/20 o 20/40 después de la operación, no hay garantías de que usted tendrá los mismos resultados. Los pacientes de más de 40 años que se someten a cirugía para tratarse la miopía puede que, después de la operación, necesiten usar lentes de lectura para trabajos de cerca. La cirugía refractiva se efectúa sobre la base de paciente ambulatorio y la mayoría de la gente vuelve al trabajo en un plazo de uno a tres días.